Cacao

Proceso de producción

El trabajo del cacao comienza con la selección de las mejores semillas para desarrollar patrones sobre los cuales, a la edad de 2 meses, se realiza un injerto de ramas con yemas de lata para producción y sanidad. Esta es la calve para el éxito de las huertas cacaoteras del Grupo Quirola.

Luego de un periodo de 45 días las plantas injertadas están listas para ser trasplantadas al área definitiva del cultivo, el mismo que ha sido preparado con toda la técnica agrícola moderna.

Los suelos subsolados, arados y nivelados son diseñados con la infraestructura de riego, drenaje, caminos y cable vía necesaria para las labores futuras del cultivo. El cacao es cultivado en asociación con el Plátano verde, de gran demanda y consumo en nuestra tierra, que proporciona sombra para que la planta de cacao se adapte y crezca. Luego de 18 meses el banano es retirado definitivamente para que el cacao se establezca y desarrolle. Este es el momento oportuno para realizar la poda de formación y endurecimiento para que las ramas soporten el peso de las mazorcas en el futuro.

A los dos años ocurre la primera floración pero es necesario interrumpirla para que la planta se desarrolle mejor. A los tres años se obtiene la primera cosecha y en el cuarto año finalmente se estabiliza produciendo entre 50 y 60 quintales por hectárea anualmente, siempre y cuando se lo maneje bajo un estricto programa de riego y fertilización.

La cosecha de cacao constituye una fiesta el las haciendas del Grupo Quirola. La recolección del fruto demanda una gran cantidad de mano de obra, lo cual aporta a la economía de las familias vecinas. Una vez recogidas las mazorcas se saca los granos separándolos de las nervaduras se les da un pre secado o escurrimiento para eliminar el jugo excedente durante 24 horas. Luego son llevados a los tendales para su fermentación por un corto período de 4 a 5 días. Finalmente se deja secar el grano hasta obtener tan sólo un 7% de humedad.